martes, 1 de diciembre de 2015

Debe sujetarse la mujer a su marido? (Parte I)

He aquí la gran pregunta.

Pregunta polémica, pregunta tabú de la que no se suele predicar mucho hoy en día, pero creo que es fundamental conocer su significado como base para nuestra vida familiar, y más concretamente en la relación marido-mujer.

He leído varios artículos y escuchado varias predicaciones de hombres serios de Dios sobre el tema durante los últimos dos meses, y por supuesto, he tenido una fantástica entrevista con mis pastores.

Como es un tema que me apasiona, me he dirigido también a nuestra biblioteca bíblica personal, bastante surtida a través de los años gracias a Alex, y después de leer en varios comentarios, por fin he visto la luz. Puedo decir abiertamente que el Espíritu Santo me ha estado iluminando y por fin puedo escribir sobre ello con la confianza de saber qué es lo que Dios dice en su Palabra al respecto, así que paso a resumirlo en una idea sencilla, sin elucubraciones teológicas difíciles. Creo que hasta un niño podría entenderlo. Para ello me baso en las citas bíblicas que encontraréis más abajo.

Empezaré diciendo que:

Todas las relaciones humanas en el Nuevo testamento se basan en una relación de sujeción, incluida la relación del Hijo con el Padre.

Es así como funcionan las cosas, incluso hoy en nuestra sociedad. Yo diría además que es totalmente necesario.

Vamos a ver unos ejemplos:

Hijos sujetos a los padres (Ef. 6:1-4)

Jóvenes sujetos a los mayores (1 Pe. 5:5)

Siervos sujetos a sus amos (1Pe. 2:18)

Sujetos a nuestros gobernantes (Rom. 13:1)

Sujetos los unos a los otros (Ef. 5:21)

Y por último:

Las mujeres sujetas a sus maridos (1 Pe.3:1)



"Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos, para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabras por la conducta de sus esposas"



Me gustaría analizar más detalladamente este versículo en una entrada posterior y poder ver más concretamente en qué consiste esta sujeción, pero hay otro ejemplo  que me ha sorprendido, y es la que me ha dado luz en este tema y en la que quisiera centrarme hoy, es la sujeción del Hijo al Padre.

Veamos algunos textos bíblicos:

"Mi hijo eres tú, yo te engendré hoy"(Salmo 2:7)

Indica procedencia. El Hijo procede de Dios.


"No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre, porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente"(Juan 5:19)

El Hijo se sujeta al Padre en todo lo que hace.

"...porque he dicho que voy al Padre, porque el Padre mayor es que yo" (Juan 14:28)

El hijo considera al Padre "superior" a sí mismo, en cuanto a la autoridad de su misión: la salvación.

"Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Dios sea en todos." (1 Co. 15:28)

Charles Hodge dice en el comentario de Simon J. Kistemaker, junto con William Hendriksen, que Dios hizo que todo en el cielo y en la tierra se sujetara al Hijo, por tanto es algo delegado por Dios a Cristo, su Hijo, como muestra la cita de 1 Corintios.

Nos surge automáticamente la pregunta: ¿Cómo puede el Hijo estar sujeto al Padre y al mismo tiempo ser igual a Él?

De la misma manera que la mujer es igual al varón, pero está sujeta a él.

Hodge aclara que es en su oficio de redentor y mediador que Cristo está sujeto al Padre. Tal es también así, que cuando haya terminado la tarea que Dios le encomendó, le entregará el reinado a Dios.

Resumiendo, podemos decir que aunque Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo son una misma persona divina (trinidad), es decir, tienen una misma naturaleza, cada uno cumple con su papel o su rol. Son iguales, pero diferentes al mismo tiempo.

De la misma manera, como explica la Biblia, y de lo que hemos hablado ya en entradas anteriores, la mujer procede del varón. Los dos fueron creados a imagen de Dios, los dos son una misma carne, tienen una misma naturaleza.

Los dos son iguales ante Dios. Ninguno es más que otro, como algunos han malinterpretado a la ligera, pero sí son diferentes tanto en roles como en autoridad. 

Espero haberlo sabido explicar y, por favor, os doy la libertad de comentar.

No dejéis de leer la segunda parte. Espero poder  publicarla muy pronto.















viernes, 20 de noviembre de 2015

Doulas



Me miro al espejo y casi no me reconozco. La falta de sueño y de tiempo se reflejan sin duda en mi rostro, eso por no hablar de los kilos de más.

Me he tenido que reinventar otro peinado más práctico. Tengo que decir adiós a mis vintage "pin curls" por un tiempo.

Pensé que después que se fueran mi madre y mi hermana  no sería capaz de continuar con mi vida hogareña. ¡Oh sí! Ellas han sido mis "doulas" durante 15 días. No hubiera sido capaz de salir adelante ni física, emocional ni psicológica mente yo sola. Y aunque Alex ha estado ahí, no es lo mismo. Él estuvo a mi lado sin comer ni dormir durante todo el tiempo que duró el parto, nada más y nada menos que la friolera de 30 horitas, más los dos días de hospital. No puedo compensárselo con nada, simplemente es maravilloso estar casada con alguien como él.

Vayamos al grano. ¿Qué es una "doula"? Seguramente habréis oído acerca de esta figura "moderna" en las noticias, ya que ha suscitado bastante polémica. ¿El motivo?  Vamos a ver primeramente a qué se dedica.

La figura de la "doula" surge en estos últimos tiempos como una mujer que se dedica a cuidar  y acompañar a otra mujer durante su embarazo, parto y puerperio a nivel físico y emocional. Debe tener conocimientos básicos sobre  fisiología del embarazo, puericultura y lactancia, pero a día de hoy su formación no está regulada, y por supuesto, recibe un salario variable por su trabajo.

¿Por qué se contrata a una "doula"?

Es triste reconocer que actualmente se han perdido muchos conocimientos sobre el embarazo, el parto y la "cuarentena" posterior (ni qué deciros de la lactancia) ya que la maternidad cada vez está más desvalorizada en nuestra sociedad. A esto hay que sumarle que las parejas cada vez están más separadas de sus familias por causas laborales o  simples causas relacionales. Todo ello hace plantearse buscar ayuda para la madre, aunque sea pagando.

El problema se halla en saber cuándo la "doula", una desconocida, se extralimita en sus funciones. No es la primera vez que se sobrepasa entrometiéndose en otras funciones propias del personal sanitario, como la matrona o el pediatra, pues no hay manera fehaciente de saber realmente cuál es su verdadera formación.

Otro tipo de temores son los relacionados con la meditación trascendental, creencias y prácticas de relajación de sospechosas procedencias que estas mujeres practican y animan a la madre a practicar también. Tal es así que se han ganado la fama de ser mujeres "raras" o medio hippies, y esto tampoco es justo para todo el colectivo. Y para más inri, los medios de comunicación ya las tilda de sectarias.

Las doulas de toda la vida

 Como madres, creo que es muy importante salvaguardar la figura de las verdaderas cuidadoras y también convertirnos algún día en una de ellas.

Tengo tres preciosos hijos, y en cada nacimiento, mi madre siempre estuvo ahí. Vivimos a unos 600 kms de distancia, pero eso nunca ha sido un problema. Durante 15 días ella ha viajado ya tres veces para cuidar de mi y de sus nietos. Ella ha cocinado, limpiado, fregado, comprado, me ha preparado tes y cafés y lo que ha sido menester. Esta labor es muy importante para una mujer embarazada y recién parida, pues surgen muchos miedos, inseguridades, bajones...y el esposo no puede entender muchos de ellos. Como persona, la mujer que acaba de dar a luz es muy vulnerable, sensible y se encuentra débil en todos los aspectos.

Ahora le digo a mi hija de 16 años que cuando ella sea madre, yo también estaré ahí.
Una vez más me doy cuenta de cuán importante son  las relaciones familiares. Cada uno, padres, abuelos, hermanos, suegros...tienen un rol importante que cumplir, debemos ser una piña. Eso agrada a Dios y está dentro de sus planes.

Y ahora que mi madre y mi hermana, que en esta ocasión  también ha venido, se han marchado, debo admitir que he querido continuar con el ritmo de antes, bueno, o parecido, pero es imposible. Un bebé recién nacido te cambia la vida durante un tiempo. Esto significa dedicación total a él, y cuando se queda dormido, nunca pre-visiblemente a la misma hora, está la comida, la colada, y todo lo que requiere los cuidados de una casa, y por supuesto, mis otros dos hijos y marido  (el permiso de paternidad es una verdadera bendición) en definitiva, mi hogar. Así que mis entradas al blog se verán limitadas durante algún tiempo.

Bueno, os dejo con algunas de las exquisiteces que me han preparado mis dos cuidadoras durante estos días, las echo de menos, la verdad... y también os dejo la retro foto de la semana.














lunes, 2 de noviembre de 2015

Gracias

Después de 12  días ausente vuelvo por fin a escribir unas líneas.

El pasado 21 de Octubre di a luz a nuestro pequeño Alexandre. Fue el parto más doloroso y largo de los tres, ¡quién me lo iba a decir! Pero el sufrimiento valió la pena y Alex y yo lloramos juntos al tenerlo por fin en nuestros brazos. ¡Doy tantas gracias a Dios! El milagro de la vida...

La adaptación también ha resultado difícil la primera semana. No dormir, lactancia a demanda (grietas los primeros 10 días) convalecencia sin salir de casa, con todo lo que conlleva el puerperio, etc. Y la verdad es que me gustará mucho poder tratar alguno de estos temas muy pronto, cuando tenga algo más de tiempo.

Agradecimientos

Si de algo estoy inmensamente agradecida es de la ayuda recibida por parte de mi familia, empezando por Alex, que estuvo las 30 horas que duró la dilatación a mi lado, sin comer y sin dormir, cogido de mi mano. A mi suegro por viajar desde Madrid para hacerse cargo de mis dos hijos. A ellos dos, tan dispuestos a ayudar en lo que ha hecho falta, y por supuesto a mis dos queridas "doulas", mi madre y mi hermana pequeña, que llegaron en el momento preciso en mi auxilio.

Gracias a Rosa, mi matrona, que tanto me ha ayudado y aconsejado durante todo el embarazo, por ser tan delicada y atenta en todo momento.

Gracias también a todas aquellas personas que me han demostrado su cariño de una u otra forma. Por esos detalles que he recibido en el momento oportuno, desde ropita a cosas de aseo o unas flores,(gracias cuñada, tú ya sabes por qué) por el respeto a mi recuperación y tiempo de descanso, por las visitas, por cada sonrisa y palabras de ánimo.

Quisiera la semana que viene compartiros más acerca de la figura de la "doula", no como una invención moderna, sino como un personaje que ha llevado a cabo su función  toda la vida. Si quieres saber más acerca del tema te invito a que leas el post del martes que viene.

Por hoy os dejo, voy a atender a mi bebé.




















viernes, 16 de octubre de 2015

Maridos, amad a vuestras mujeres.


¡Feliz Viernes a todos!

Os comparto hoy la segunda parte del tema en el que nos quedamos la semana pasada. Estuvimos viendo que no solamente nosotras como mujeres nos debemos al cuidado y a la ayuda de nuestros esposos, sino que ellos tienen una parte muy importante que cumplir para  que la relación funcione y se asemeje lo más posible al diseño de Dios para nosotros como matrimonio.

Espero que el Espíritu Santo traiga luz a tu vida hoy.


"Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella (...) Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne." (Ef. 5: 25-31)


Creo que el texto por sí sólo nos dice muchas cosas, y bastante claras, además. Se podría escribir mucho acerca del tema. Yo solamente voy a hacer algunas  anotaciones que a mí personalmente me han impactado, pues no pretendo hacer ningún estudio, que ya hay muchos. Espero que te sirva lo que quiero compartir contigo hoy..

¿Qué te llama la atención?

Lo que más destaca en estos versículos es la comparación entre el amor de Cristo por su iglesia y el amor de los esposos por sus esposas. 

¿Qué clase de amor es este? 

Sin duda, un amor que va más allá de lo físico, que incluye no tan sólo las emociones, sino la mente, el espíritu y la voluntad. Este es el amor que Dios pide al varón que tenga por su mujer. Un amor abnegado como el amor de Cristo por su iglesia, que le llevó a entregarse a sí mismo por ella. 

¿Y qué quiere Cristo para su iglesia?

Una iglesia pura, sin mancha, santificada, apartada para Él. Una iglesia que le sirva y que cumpla con su misión en la Tierra. ¿verdad?

El esposo  también quiere una esposa igual para él.

De igual forma que la iglesia sin Cristo no es ni puede hacer nada, la esposa sin el esposo, y viceversa, tampoco, "no puede ir cada uno por separado" pues los dos son un equipo, "una sola carne" íntimamente unidos con una misión: edificar su hogar, impactar al mundo, dar a conocer las Buenas Nuevas de salvación. 

Me gustaría pararme  también en la frase que dice "la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia"

El marido tiene el deber de sustentar y cuidar de su mujer porque es "carne de su carne y huesos de sus huesos", no por obligación, sino por amor, porque forma parte de él mismo. 

La mujer moderna dice "yo puedo sola, no necesito al hombre para vivir". Nadie pone en duda esta capacidad, las mujeres somos muy fuertes, aunque en todos los casos, y más si se tienen hijos, es duro y penoso llevar una carga tan grande en solitario, y es porque simplemente ese no es el plan original de  Dios. 


Para terminar hoy, quiero que comprendas, como hija de Dios, por qué es tan importante conocer su Palabra y aplicarla en nuestras vidas. La Palabra es viva y eficaz (Heb. 4:12) la Palabra es luz (Sal. 119:105)y su verdad nos hace libres (Jn. 8:32)

En el momento en el que esposo y esposa desconocen estos textos que estamos estudiando: desconocen que la mujer es una ayuda idónea perfecta para el hombre, desconocen que ellas son fuertes y no débiles, desconocen, los  varones, que deben amar a sus esposas conduciéndose con sabiduría, cuidándolas como a vaso frágil, amándolas como Cristo a la iglesia, y ambos desconocen que son una misma carne, un equipo con una misión...si desconocen estas poderosas verdades que son las que pueden cambiar sus matrimonios, entonces van a creer otras verdades erróneas que van a absorber casi sin darse cuenta del exterior. 

Es por ello que cada uno tiende a mirar por sí mismo, y no por el otro, se ven como dos entidades diferentes, se juzgan el uno al otro, compiten el uno con el otro y sin darse cuenta, ¡pluf! se acabó el amor.

La Biblia nos enseña cómo debemos amar, porque realmente no sabemos cómo amar.   

Gracias de nuevo por leerme. 
















martes, 13 de octubre de 2015

Cuidando de él

Como os prometí la semana pasada hoy vamos a ver algunos consejos para saber cómo ayudar y cuidar de nuestros maridos.

En anteriores entradas ya hemos visto que somos ayuda idónea y también que somos mujeres fuertes.

Te sorprenderás al descubrir que cuidar a un hombre es más sencillo de lo que parece. De hecho, contentarnos a nosotras es mucho más, pero muchísimo más difícil para ellos.

La idea básica que tienes que tener en la cabeza es la típica frase: "son como niños". Y la verdad, no hay mucha diferencia en cuidar a un niño que cuidar a un esposo. Pero antes de ver en qué consiste esto debes tener muy en cuenta lo siguiente:

Ante todo:

Respeto

Si hay algo que más valore un hombre de su mujer es el respeto.

Respeto por quién es, por el lugar que ocupa en la familia, por su trabajo, sea cuál sea, por sus gustos y aficiones y, aunque no siempre sean acertadas, también por sus decisiones.

Muchas mujeres faltan continuamente el respeto a sus maridos, y no tan sólo a nivel privado, sino en público, delante de los hijos o de otros familiares o amigos.

Te recuerdo que nuestra influencia en ellos es muy grande ¿recuerdas que tenemos un sexto sentido? Un don natural y sobrenatural para ayudarles, pero no lo vamos a lograr si les faltamos el respeto.

Afirmación

Un hombre necesita de su mujer palabras de afirmación. Aunque sean tan grandullones y fuertes tienen muchas inseguridades.

"Tú puedes", "Te salió genial la ponencia", "¿Qué haría yo sin ti?", "Me derrito por tus huesos", "Eres un buen padre", etc.

Si les das palabras de afirmación realmente le estarás ayudando a perfeccionarse en llegar a ser esa persona que deseas que sea y que Dios también desea que él sea.


Confianza

Un hombre valora mucho que su esposa confíe en él. De hecho, en una pareja donde no hay confianza no hay nada.

La confianza está basada en la amistad. Entonces debieras preguntarte ¿Somos realmente amigos?

Para mi, mi esposo es mi mejor amigo. No hay nada que él no sepa y que no le cuente. Me dirás: "Belén, no me lo creo". Pues realmente, lo creas o no, es así, y eso es lo que nos salvaguarda. Yo confío en él y él en mi. Hay que saber cómo y cuándo contar las cosas, eso sí, pero él y yo, somos uno, para lo bueno y para lo malo.

Os pondré un par de ejemplos:

Un día se me cayó el móvil al wc. Lo metí en arroz, le pasé el secador y lo recuperé. Era el único celular que compartíamos los dos. Ese mismo día él llegó cansado del trabajo y preocupado por otros temas, no era el momento adecuado, así que esperé unos días para contárselo, nos reímos mucho del suceso.

Alex y yo también tenemos pequeños pactos de confianza. Uno es referente al dinero, el otro referente a nuestra relación con personas del  otro sexo.

A partir de cierta cantidad de dinero pactado, los dos sabemos que debemos preguntarle al otro algo así como "¿te importa que me gaste esta cantidad en esto o aquello?" o "¿crees que me puedo comprar esto?" Esto nos da confianza para gastar cierto dinero en algunas cosas con plena confianza de que el otro es consciente de las necesidades económicas de la familia y que no lo va a derrochar.

En el otro tema tenemos pactado nunca estar a solas con otro hombre o mujer en ningún lugar cerrado. A pesar de que confiamos plenamente el uno en el otro, es un tema delicado.  Desgraciadamente conocemos casos muy cercanos de infidelidades, resbalones o llámese como quiera, que se pudieran haber evitado. Por eso dice la Palabra.

"El que piense estar firme, mire que no caiga" (1 Co. 10:12)

Bueno, para mí estas tres cosas son muy importantes, a tener en cuenta en nuestra relación con nuestros maridos. Vamos a ver ahora algunas de las necesidades básicas que ellos tienen y comprobarás por qué digo que son como niños.


Necesidades básicas de un esposo:


-Alimentarlos


La comida es muy importante, por ello saber cocinar y conocer aquellas cosas que les gustan es fundamental. Detalles como que la comida esté preparada cuando llega del trabajo,(siempre que sea posible y entendiendo que tú no tienes un trabajo secular) que para cenar se les sirva de una manera especial o  le sirvas su café o té en su taza preferida, preparar un vermú especial para el Domingo o traerle alguna "chuchería sorpresa" de vez en cuando son cosas que le hacen sentirse cuidado y amado.

-Vestirles

Cierto que hay hombres más presumidos que otros, pero que su ropa esté lista cuando la necesitan o que haya espuma de afeitar, es otra de las cosas con las que se sienten amados. A Alex por ejemplo, le encanta que yo le corte el cabello y le arregle el bigote y también le hace mucha ilusión ver su percha del Domingo con su ropa impecablemente planchada y que le ayude a colocarle los gemelos en los puños de la camisa. Son momentos cotidianos en los que nos sentimos cercanos. A mí personalmente, me encanta cuidarlo y verlo guapo.

- Respetar su espacio y sus aficiones

Simplemente sé que hay momentos en los que necesita desconectar. Durante esos momentos no sirve de nada que le hable o le pregunte cosas, es inútil. A veces no entiendo sus aficiones, pero de vez en cuando le pregunto cómo va la liga o quién ganó durante la partida con su amigo a algún juego de estrategia. Otras veces necesita salir a ver algún partido en el bar (los bares españoles nada tienen que ver con los de latino américa) y comentarlo con otros hombres.

-Suplir otras necesidades físicas.

Sí, me refiero al área íntima Una necesidad para ellos tan importante como el comer o respirar. Un tema muy interesante del que también hablaremos en su momento y del que la Biblia trata también. El diálogo es muy importante y aprender a disfrutar juntos también lo es.

¿Qué otras necesidades se te  ocurren? ¿Estás de acuerdo con las que yo menciono? Seguro que hay muchas más maneras, dependiendo del carácter o personalidad de cada uno, en las que  podemos cuidarlos y hacer que se sientan amados.

Pero ¿qué pasa cuando nosotras lo damos todo y ellos nada o casi nada? igual te preguntes.

Y yo digo,¿de qué sirve exigirles y mandarles de malas maneras?¿es así como esperas que cambien? Dios nos manda a que cumplamos cada uno con lo que debemos cumplir y Él hará el resto.

Ciertamente, hay dos partes que cumplir, como hablamos en el post de ¿Sexo débil? Si tú cuidas de él, como esa ayuda idónea, y él te trata sabiamente, como a vaso más frágil y te ama como Cristo amó a la iglesia, el fruto es espectacular. Eso es lo ideal.

He visto maridos tozudos cambiar gracias a la paciencia, constancia y fidelidad a la Palabra por parte de sus esposas, y por supuesto a sus oraciones. Pero creéme si tú haces tu parte por amor a él, de una manera genuina, puedes llevarte grandes sorpresas. De eso trata la foto de hoy, porque en definitiva, son como niños...












viernes, 9 de octubre de 2015

¿Sexo débil?

Es Viernes y toca  meditar un poquito en la Palabra de Dios.

La semana pasada estuvimos viendo que la mujer es ayuda idónea de su esposo, y el martes quiero inspiraros con ideas de cómo podemos ayudarles en sus necesidades más básicas. No os lo perdáis.

Allí os decía que  la Biblia no menciona explícitamente que el hombre debe ser también ayuda idónea de su esposa, pero ¿qué dice acerca de cómo debe ser su trato con ella? Vamos a verlo.

Texto bíblico:

1 Pedro 3:7

Efesios 5:25-31

"Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo" (1 Pe. 3:7)


"Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella (...) Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne." (Ef. 5: 25-31)

¿Interesante?

Quizá te estés preguntando "Belén pero te has saltado la primera parte, el tema de la sujeción, ¿qué pasa con eso?".

Cierto. He querido dejarlo para otro post, ya que es un tema algo incómodo para algunas mujeres. Por eso quiero que veamos hoy la segunda parte, nos ayudará a entender la primera.

Fíjate en las cosas que dice de manera imperativa el primer pasaje:


Vivid con ellas sabiamente

Esta frase insta al esposo a pensar y a meditar en cómo debe vivir con ella, de qué manera debe tratarle. Esto incluye el hecho de preguntarse qué es lo que necesita a nivel integral, física, emocional y espiritualmente. Creo que todo ello incluye el significado de "ayuda" ¿verdad?

Si nuestros esposos dedicaran un tiempito de vez en cuando a meditar en estas cosas, muchas de nuestras relaciones matrimoniales mejorarían. Pero para ello es imprescindible la comunicación, no basta solamente con que las piensen, sino que sería maravilloso que nos preguntaran ¿no es así?
Ya sabemos que para ellos hablar de sentimientos es difícil, pero te recomiendo que juntos apartéis de vez en cuando un tiempo a solas para conversar acerca de sentimientos profundos y necesidades mutuas. Vale la pena, y si a ellos seguramente les cuesta más, quizá el primer paso tengas que darlo tú.


Dar honor como a vaso más frágil

Me encanta esta frase.

"Dar honor" va más allá del respeto. Es una apreciación  muy alta de la persona a la que se ama y que viene acompañada también de admiración.

"como a vaso más frágil" se refiere a cuidado y protección.

A pesar de lo que algunas mujeres modernas digan, a la gran mayoría de las féminas nos gusta sentirnos protegidas por los hombres. Físicamente son más fuertes, grandes y robustos. Cuando nos rodean con sus fuertes brazos o nos defienden en alguna circunstancia, nos sentimos amadas y seguras, y a ellos les encanta proteger a la mujer que aman, forma parte de su naturaleza.

Somos pues, como un precioso, delicado y bello vaso, quizá más frágil físicamente en nuestra complexión, lo cual nos hace más vulnerables en  algunas circunstancias.

¿Quiere decir que la mujer es el "sexo débil"?

Para nada, no estoy de acuerdo con esta frase. No existe un sexo fuerte y otro débil. Cada uno tiene sus fortalezas y debilidades, por ejemplo, tú y yo sabemos que tenemos otro tipo de fortalezas físicas que ellos no tienen, como cuando damos  a luz o somos capaces de continuar con todas nuestras tareas estando enfermas, pero tener a nuestro lado a un esposo cuidadoso, atento y protector ante ciertas necesidades o amenazas físicas, completa nuestras vidas como mujeres, no tan sólo a nivel físico, sino también emocional. 


Coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.

Esta es otra de las frases que me encantan y me gusta explicarles a algunas mujeres.

La palabra "coheredera" se refiere a que tanto el hombre como la mujer comparten la misma herencia. Tanto el uno como el otro somos herederos del don de la vida y del privilegio de compartirla juntos como matrimonio.

"Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús." (Gal. 3:28)

En el matrimonio, tenemos igualdad de condición. Somos un equipo que trabaja por una misma causa: nuestro hogar.


¿Y qué pasa si mi marido no es así de atento, respetuoso y protector?

En primer lugar, parto siempre de la premisa de que  existe un interés por ambas partes, esposo y esposa, de conocer el plan de Dios para nuestras vidas  y para nuestra familia. Este blog lo que pretende es dar a conocer cuáles son las herramientas bíblicas y ponerlas en práctica.

Mi esposo y yo tratamos a nivel personal con matrimonios "en apuros". Hay situaciones difíciles de solucionar, sobre todo cuando uno de los dos no es creyente. Amiga, si este es tu caso, te recomiendo que busques ayuda específica de tus pastores u otros consejeros  cristianos que sean serios.

Por otro lado, fíjate como termina la frase, "para que vuestras oraciones no tengan estorbo".

Es decir, que si el varón se cree superior a su mujer, usa de su orgullo o fortaleza física, etc. y no cumple con lo que la palabra enseña en este pasaje, no puede esperar que sus oraciones  sean tenidas en cuenta. ¡Tremenda enseñanza!


Si os parece, vamos a dejar el segundo pasaje para la semana que viene y así podemos meditar en lo que acabamos de leer. Me encantaría que libremente pudierais compartir vuestros pensamientos y comentarios.











martes, 6 de octubre de 2015

Amas de casa en peligro de extinción.

Uno de los artículos en la cabecera del blog se llama Amas de casa "Old School" y ahí puedes leer la idea general a la que me refiero en el artículo de hoy.

Las amas de casa siempre serán amas de casa aunque no quieran serlo, sólo por el hecho de ocuparse, unas más y otras menos, de las tareas del hogar y cuidar de su familia.

Aceptar nuestra realidad como amas de casa no siempre es fácil, a mi me ha costado años. Pero cuanto antes lo aceptemos, mejor. Y no solamente eso, como cristianas ya no somos simples amas de casa, pasamos a ser "Constructoras del Hogar", porque no nos limitamos a ver nuestro trabajo como simples tareas con las que cumplir, sino como un servicio o acto de amor a nuestra familia, y aún se extiende más allá, también a aquellas personas cercanas que nos rodean.

Partamos ahora del hecho de que aceptamos nuestra labor en toda su magnitud. Nos daremos cuenta de que hay muchas cosas que no sabemos hacer, ya sea por nuestro desinterés personal (como ha sido mi caso) o por nuestra falta de experiencia.

En cuanto a las tareas:

Gracias a los avances de la tecnología el trabajo de ama de casa se ha vuelto cada vez más sencillo. Lavadora, lavavajillas, aspiradora, robots de cocina...y esto es maravilloso, porque cuanto menos tardemos en hacer nuestras tareas, más tiempo tendremos para ocuparnos en "edificar" a nuestra familia de otras formas.

Me da mucha pena cuando veo a mujeres estupendas que no tienen interés ninguno por ciertas materias que antes formaban parte de los conocimientos básicos de un ama de casa, y por supuesto, que nunca enseñarán a sus hijas. Quizá me equivoque y no sea desinterés o pereza, sino ignorancia, quizá sus madres tampoco les enseñaron a ellas, y es por eso que hablamos de amas de casa en peligro de extinción.

Voy a compartir con vosotras una lista de "asignaturas" que me he impuesto a mí misma y que creo que se deberían seguir enseñando, primeramente a nuestras hijas, y en segundo lugar a todas aquellas mujeres que nunca tuvieron la oportunidad de aprender.

-Cocina tradicional (no robotizada)

-Repostería básica

-Costura básica (acortar mangas, subir dobladillos, coser botones, pegar cremalleras...)

-Administración del hogar (presupuestos  económicos básicos )

-Planificación básica de las tareas del hogar

-Planificación del menú semanal

Yo he añadido para mí  también botánica básica, caligrafía y otras artes como música o pintura, etc. Antiguamente todas las jovencitas aprendían algún instrumento como el piano, canto o a recitar poesía o dibujar, pero esto es algo ya, para las amantes de antiguas eras...


En cuanto a la edificación de la familia:

Esta es una tarea olvidada o más bien desconocida, pero en la que, como hijas de Dios, debemos poner énfasis y dedicación, y  que está directamente relacionada con nuestro rol como mujeres, esposas y madres, según el diseño divino que nos muestra la Palabra, lo cual te estoy mostrando en las entradas de los Viernes.

Las materias que yo considero indispensables y que estoy aprendiendo son:

-Vida devocional

-Estudio bíblico (basado en una relación personal con Dios)

-Cómo organizar una agenda de oración por nuestra familia (a nivel personal y en común, ésta última en conjunto con nuestros esposos)

-Cuidados del esposo y de la relación afectiva y marital (estudiarla en gran parte en conjunto con él)

-Cuidados y educación de los hijos en las diferentes etapas de su vida (bebés, infancia, adolescencia y juventud)

-Hospitalidad (nociones básicas de protocolo y buenas maneras)
  y servicio social básico.



Bueno, estas serían las materias que yo considero básicas para una verdadera ama de casa "old school". ¿Qué pensáis?

Ahora mismo estoy aprendiendo a mejorar mis nociones básicas de costura. He sacado de nuevo mi olvidada máquina de coser, a ver si poco a poco nos vamos haciendo amigas. Mi sueño es poder llegar a confeccionarme mis propios vestidos. De momento, he acortado las mangas de uno de mis vestidos preferidos (ese día llevaba una sudadera con rosas y el vestido es de rosas, casualidad o mucho amor por las rosas) y he subido el dobladillo de otro vestido y de unos pantalones. Os dejo alguna foto.

Besos.





















jueves, 1 de octubre de 2015

Ayuda idónea

Me gusta la traducción al inglés de esta palabra, "ayuda idónea", tan utilizada en nuestros círculos cristianos. En inglés es "helpmate", que literalmente sería "compañero/a de ayuda".

Antes de tomar la decisión de escribir sobre el rol bíblico de la mujer, que es, digámoslo así, la principal materia prima de este blog, (pero no, no dejaré tampoco de escribir sobre el rol del hombre) he leído varios artículos y escuchado conferencias varias, y sorpresivamente, la gran mayoría de los autores son hombres. 

Parece que existe cierto miedo o tabú que una mujer hable sobre lo que la Biblia revela acerca de la mujer, y más, tal y como está el panorama social actual acerca de la sexualidad. Pero como os vengo diciendo, Dios diseñó un plan perfecto tanto para el hombre como para la mujer y es el que todo cristiano debiera conocer y poner en práctica en sus hogares, porque, y me atrevo a decirlo, es el único que funciona.

Así que vayamos despacio, paso a paso desde el principio. Vamos a ver algunos textos bíblicos:


"Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él" (Gen. 2:18)

"Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne, ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada. Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne" (Gen. 2:21-24)


Vemos  cómo Dios formó a la mujer de una costilla de Adán. Vio al hombre solo y decidió regalarle algo muy especial y hermoso que creó de algo que formaba parte de él mismo, una ayuda idónea y compañera ideal.

Fíjate lo que dijo Adán: "ahora es hueso de mis huesos, carne de mi carne".

Personalmente, el hecho de pensar en que fui creada como un regalo tan bello y hermoso y con una capacidad sobrenatural para ser "ayudadora" de alguien de quien formo parte tan íntimamente como mi esposo, me alegra y también me maravilla.

A través de nuestra visión moderna, leemos este pasaje y nos vemos como algo "secundario" o "añadido" al varón, y olvidamos que somos con él una misma cosa, una misma carne. 

Hubiera sido diferente si Dios hubiera creado a la mujer a partir de otra cosa "fuera del hombre".

Cuando escucho a algunas mujeres casadas "levantando barricadas" entre ellas y sus maridos, separando esto y aquello, intentando vivir vidas paralelas, bajo contratos ficticios de "mío y tuyo", me da mucha pena, porque no es lo que Dios planeó. Una "misma carne" muestra no tan sólo una misma naturaleza, sino dos mismas personas unidas desde lo íntimo y que abarca todo lo demás, que se complementan como una pieza de puzzle con otra.

¿Quiere decir entonces que el hombre no es ayuda idónea de la mujer?

Veremos en entradas posteriores que, aunque la Biblia no menciona de manera explícita lo mismo del hombre hacia la mujer, sí le demanda otras cosas como amor, cuidado y protección, lo cual ya incluye la ayuda y aún mucho más ¿no crees? pero lo veremos más adelante.

Quiero que hoy te quedes con esta idea principal : 

La mujer fue diseñada por Dios con la habilidad natural y sobrenatural de ayudar a su esposo

Vemos muchas cosas que ellos no ven. Nos damos cuenta de situaciones que ellos ignoran, podríamos decir que es ese "sexto sentido" del que se habla tan a menudo.

 Tenemos una gran influencia en ellos ¿qué mujer no sabe esto?

Si eres una hija de Dios preocupada por edificar tu hogar a la manera divina, debes plantearte aceptar esta verdad en tu mente y corazón.

A veces me dicen: "Belén, eres una mujer utópica e idealista" 

"De ningún modo", les respondo, "simplemente creo lo que Dios dice en su Palabra e intento ponerlo en práctica, y aunque no siempre es fácil ¡siempre veo resultados!"

Ciertamente no hay matrimonio ni familia perfecta, es un proceso de aprendizaje y superación, pero después de casi 20 años casada y de 16 con hijos, doy fe de que si obedecemos a Dios él hace todo lo demás, siempre es fiel a su Palabra. 

Así que no te desanimes, quizá hasta ahora no te hayas visto a ti misma nunca como una "helpmate". En las próximas entradas hablaremos de algunos consejos prácticos para poder ayudar a nuestros esposos. 


Gracias por leerme.






 



martes, 29 de septiembre de 2015

Mi mamá

Hoy es Martes y mi intención es inspiraros un poquito.

Quisiera presentaros a una mujer muy especial ¡se trata de mi mamá! Ella es para mí esa mujer virtuosa de la que habla el libro de Proverbios.

Hubo un tiempo en el que no quería ser como ella, una esposa y ama de casa entregada a Dios, como mujer de pastor, y a su familia. La veía cansada y preocupada muchas veces, pero siempre fiel a su lectura bíblica diaria matutina y a nosotros: mi padre, cinco hermanos y su madre, una anciana enferma.

¿Qué había conseguido en la vida? Pensaba yo. Demasiado sacrificio para algo que no compensa.

Así que crecí con esa idea en la cabeza.

Finalmente yo acabé también siendo mujer de pastor, madre y ama de casa. Dios tiene ese sentido del humor. Con los pies en la tierra intentando sobrevivir a mi realidad y con mis sueños puestos siempre en las nubes...

Realmente no disfrutaba ni de las tareas hogareñas, lo cual es bastante comprensible, ni de la cocina, repostería, decoración, etc. Tampoco disfrutaba todo lo que podía disfrutar  de mis hijos. Mi objetivo era  mi propia auto realización y jamás  llegar a ser una "señora" o parecer algo que se asemejara a una  "maruja". Así es que entré a una adolescencia tardía a  partir de los 30 años, haciendo ese tipo de cosas que hacen muchos adolescentes, como pintarse el pelo de colores, llevar ropa roquera e incluso ponerme un pendiente en la nariz. Me enorgullecía de ser "diferente".

Pero Dios estaba esperando el momento adecuado...

Mis hijos, lo más preciado que tenía, necesitaban una mamá diferente, una mamá que cumpliera con el plan divino. Y eso tuve que aprenderlo a través del dolor ¿sabes a lo que me refiero?

Doy gracias a Dios por su Amor perfecto y su misericordia, por haber abierto mis ojos para poder ver y darme cuenta realmente de las cosas que verdaderamente importan.

¡Oh! y entonces mi madre volvió a surgir en mi mente. Todos los recuerdos, todas las vivencias, todo aquel tiempo de observarla. ¡Ahora lo comprendía todo! Dios me había puesto un modelo a seguir, muy difícil de superar, por cierto.

Así que ahora soy una mujer transformada. Una Señora, con todas las letras, y no me avergüenzo de ello, al contrario, es para mí un honor.

Ojalá mi ejemplo sea algún día tan valioso para mis hijos como lo ha sido para mí el de mi madre.

Bueno, y ¡ella hace cosas maravillosas! Una verdadera ama de casa "old school".
Y por supuesto ¡también tiene un blog! es el que os quiero presentar hoy.

Se llama Agua, Azucarillos y...Galletas

¡Seguro que os va a encantar!

Os dejo alguna foto de las cosas que hace. ¡Le encanta la repostería!


















viernes, 25 de septiembre de 2015

Devocional: Necesidades y Expectativas

Otra semana más es para mí un privilegio compartir contigo otro devocional. Espero que te sea de bendición y no sólo eso, sino que lo puedas aplicar en tu hogar.

Texto bíblico:

Juan capítulo 13:1-17; Juan 17:1-24

Señor, háblanos hoy a través de tu Espíritu. Amén.

Jesús era consciente de que le quedaba poco tiempo en la Tierra al lado de sus amigos, a los que amaba profundamente, con los cuales había quedado para cenar y celebrar la Pascua.

 Después de esa cena, sería traicionado y luego arrestado, pero todavía tenía que decirles muchas cosas, aun sabiendo que no las entendieran del todo.


"...sabiendo que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, LOS AMÓ HASTA EL FIN". (v. 1)


Una de las grandes enseñanzas que Jesús les dejó fue la que todos presenciaron esa misma noche. De repente se levantó, se quitó su manto, se ciñó una toalla y empezó a lavarles los pies.

Déjame decirte que en aquellos tiempos esto era una costumbre. Cuando uno iba de visita  a una casa, si la familia era de clase media baja, el anfitrión lavaba los pies de los invitados como un acto de servicio y respeto. Si se trataba de una clase acomodada, el anfitrión tenía esclavos, que eran los que lavaban los pies.

Aquella noche en la que todos cenaban juntos, no había un anfitrión como tal, pues habían arrendado una habitación, así que nadie estaba encargado de lavar los pies a los invitados, es decir, ellos mismos. Seguramente se sentirían algo "sucios" e incómodos, como cuando necesitamos lavarnos las manos después de comer pollo frito y no tenemos con qué limpiarnos.

Entonces Jesús vio la NECESIDAD y comenzó a hacerlo.

Vemos en el versículo 8 cómo Pedro se resiste ¿cómo podía ser que su Maestro le lavara los pies? una tarea tan humillante ¡qué vergüenza e incomodidad!

"Si no te lavare, no tendrás parte conmigo" respondió Jesús.

"Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza" (v.9)

"Así que, después de que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿SABÉIS LO QUE OS HE HECHO? Vosotros me llamáis Maestro y Señor; y decís bien, porque lo soy. "


Versículo clave:


"Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, VOSOTROS TAMBIÉN DEBÉIS LAVAROS LOS PIES LOS UNOS A LOS OTROS." (v. 14)

Entonces, ¿significa que debemos seguir lavándonos los pies como una ceremonia?¿un nuevo precepto?

La respuesta es no.

Jesús les estaba enseñando de una manera práctica acerca del servicio y la humildad. Sabemos que jamás olvidaron esta lección, aunque en esos momentos, después de un rato, ya estaban discutiendo sobre quién era el mayor.

Ahora, ¿cómo podemos aplicar nosotros esta enseñanza de una manera práctica en nuestra familia? parece algo muy sencillo, por lo menos de entender ¿verdad? pero tanto tú como yo sabemos que es algo realmente difícil, porque no solamente hay que hacerlo por obediencia, sino por AMOR, como Jesús lo hizo.

Pongamos un ejemplo:

Como madre, ama de casa y mujer de pastor, al terminar el día me siento cansada, más bien, agotada. Estoy deseando que llegue la hora de acostarse y relajarme un poquito. Pero todavía el día no termina.

¿Cuáles son mis expectativas?

Que los niños se coman toda la cena, que por ellos mismos recojan la mesa, se pongan en pijama y se laven los dientes, todo esto rapidito y que después me digan "buenas noches mamá" con un beso y un abrazo y me digan cúan agradecidos se sienten por todo lo que hago por ellos.

Que mi esposo ese día llegue con una gran sonrisa en la cara, me abrace y me bese y me ayude con los niños y la cena. Que me diga algo así como: "no te preocupes, me preparo yo un sandwich, ¿quieres uno?", y que  después de que los niños estén acostados, me prepare y me invite a tomar un té en el salón, charlemos acerca del día que pasó y nos vayamos juntos a dormir.

¿Cuáles son las expectativas de mi esposo?

Que cuando llegue cansado de su trabajo y actividades pastorales yo le reciba en la puerta con una gran sonrisa, le tenga una suculenta cena preparada y le pase el mando del televisor para que vea los resultados de su equipo de fútbol.

Que los niños le saluden cariñosamente y luego le dejen  "tranquilo".

Que le prepare un té.

Que ojalá no le llame nadie después de cenar y no tenga que contestar  mensajes urgentes por correo electrónico.

¿Cuáles son las expectativas de mis hijos?

Que la cena esté rica.

Que mamá y papá sonrían, cenen con ellos, se laven los dientes con ellos, les cuenten un cuento o una historia larga antes de dormir, que les abracen y les digan que los quieren.

Que no les griten ni les metan prisa.


Todos esperamos que nuestras propias necesidades sean suplidas por los seres que amamos.

Yo misma, en momentos de cansancio y desesperación, les he dicho alguna vez: "¡no soy vuestra esclava!", pues espero que colaboren. Mi esposo se desanima más si me ve con cara de amargada, pues  ha tenido un mal día. Mis hijos se ponen pesados y amenazantes si no les presto atención, pues muchas veces se sienten solos. Cada uno tiene expectativas acerca del otro.

Y ¿cuáles crees que eran las expectativas de Jesús?

En Juan 17 las encontramos.

"Padre santo, a los QUE ME HAS DADO, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros. (Jn. 17: 11)"

"para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos" (v. 13)

"que los guardes del mal" (v. 15)

"santifícalos" (v.17)

"que también ellos sean uno en nosotros" (v.21)

Jesús era un verdadero siervo que amó de verdad a sus discípulos, jamás se quejó, es más, renunció a sus propios derechos. Su mayor objetivo era cumplir con la misión  que el Padre le había encomendado.


No importa si eres madre, padre, hijo o abuel@, tu papel en la familia es muy importante. No podemos comparar nuestras tareas discutiendo "quién es el mayor" y siendo desagradables, perezosos y desagradecidos.

La enseñanza de Jesús es clara, debemos ser siervos amantes y lavarnos los pies unos a otros. Ver la necesidad del otro e intentar satisfacerla por amor. Para ello es muy importante saber qué rol ocupa cada uno, conocer bien las expectativas de los demás y que sean suplidas dentro de lo posible 

¿No conoces todavía cuál es tu rol?

Te animo a que hagas algo práctico, habla con cada uno de los miembros de tu familia, quizá te sorprenda lo que tienen que decirte o quizá no te atrevas a contarles lo que tú misma necesitas. Pero te aseguro que es un muy buen principio.

Si te animas a seguir leyendo mi blog, pronto hablaré sobre los roles bíblicos que Dios tiene para ti y tu familia.

Gracias nuevamente por leerme y que Dios te bendiga.












viernes, 18 de septiembre de 2015

Devocional: Pelea por tu familia

Estreno hoy el primer devocional  de Edificando mi Hogar.

Uno de los objetivos de este blog es el de promover la palabra de Dios. Que ésta pueda abrir nuestros ojos, y podamos ver y edificar sobre la Verdad. Espero que os sea de bendición.

Texto bíblico:

Nehemías capítulo 4

Leélo detenidamente y ora para que el Espíritu Santo te ilumine.

Nehemías, copero del rey Artajerjes, muy preocupado por sus hermanos judíos, los que habían escapado de la cautividad y se encontraban en Jerusalén, siente  una gran carga en su corazón y  decide ir a ayudarles. Con Dios de su parte, les anima a restaurar  los muros de la ciudad, pero Sanbalat horonita y Tobías amonita intentan por todos los medios impedirlo a través del desaliento, la burla y amenazas varias.

"Lo que ellos edifican del muro de piedra, si subiere una zorra, lo derribará" (v. 3)

Pero  no se desalentaron, continuaron con la obra en la que creían firmemente. 

"Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ÁNIMO PARA TRABAJAR" (v.6)

Así, pues, los portillos empezaban a ser cerrados y Sanbalat y Tobías se encolerizaron mucho y decidieron conspirar contra ellos aprovechando que "las fuerzas de los acarreadores se habían debilitado y el escombro era mucho" (v. 10)

"Entonces oramos a nuestro Dios, y por causa de ellos pusimos guarda contra ellos de día y de noche" (v. 9)

El pueblo se puso a orar a pesar de que todos les decían que no tenían nada que hacer (v. 12)

Pero Nehemías seguía creyendo en Dios y en la misión que le había sido encomendada y le dio una estrategia.

"Entonces, por las partes bajas del lugar, detrás del muro, y en los sitios abiertos, puse al pueblo por familias, con sus espadas, con sus lanzas y con sus arcos"(v. 13)

Habló entonces primeramente con los nobles y los oficiales, y después con el resto del pueblo.

Versículo clave:




"No temáis delante de ellos; acordaos del Señor, grande y temible, y PELEAD POR VUESTROS HERMANOS, POR VUESTROS HIJOS Y POR VUESTRAS HIJAS, POR VUESTRAS MUJERES Y POR VUESTRAS CASAS" (v. 14)




"Y cuando oyeron nuestros enemigos que lo HABÍAMOS ENTENDIDO, y que Dios había desbaratado el consejo de ellos, nos volvimos todos al muro, cada cual a su tarea. (v.15)"

"Los que edificaban en el muro, los que acarreaban, y los que cargaban, CON UNA MANO TRABAJABAN EN LA OBRA, Y EN LA OTRA TENÍAN LA ESPADA" (v.17)

Querida madre, ama de casa, o quizá seas un varón y estés leyendo este blog, tu familia es más importante de lo que nunca hayas pensado.

Ten ánimo.

No sé cuál sea tu situación o circunstancias, pero sí sé que el enemigo quiere destruirte a ti, a tus hijos, tus finanzas e incluso tu matrimonio. Quizá ya hayas tirado la toalla, quizá, como en esta historia, todo a tu alrededor te dice que no hay esperanza, que los muros nunca podrán ser reedificados. A lo mejor te encuentras debilitado y los "escombros" o basura se hayan acumulado tanto que no sepas qué hacer con todo eso.

No creas al enemigo. Dice la Palabra que él es mentiroso y  padre de mentira (Jn. 8:44)

Levántate, clama al Señor y pon guarda (v. 9) Esto significa que Él te escucha, está dispuesto a ayudarte y a traer restauración. Debes plantarle cara al enemigo, reflexionar en cómo has estado haciendo las cosas, arrepentirte y no darle más lugar. Decirle "hasta  aquí hemos llegado " y no vas a pasar más de esta línea. Eso es lo que hacen los guardas. "Mi familia y yo pertenecemos a Cristo".

En esta búsqueda y clamor Dios te dará una estrategia, como se la dio a Nehemías. Puedes buscar ayuda, nunca es demasiado tarde. Entonces pelea. Tu mujer, tus hijos, tu hogar valen la pena.

También dice la Palabra que el pueblo fue puesto "por familias", es decir, todos trabajaban en conjunto. Además de empezar a orar, reúne a toda tu familia, muéstrales también las armas para que podáis luchar juntos.

Dios va a abrir tus ojos espirituales como lo hizo conmigo. Te va a hacer entender cuán importante eres como madre/padre y cuánto importa tu familia, pues es lo más valioso que tienes. Entonces Dios desbaratará el consejo del enemigo (v.15)

Pelea, trabaja, edifica, invierte tiempo y esfuerzo en volver a levantar esos muros, pero no sueltes la espada que te dará la victoria, la Palabra de Dios, que es viva y eficaz (Hebreos 4:12) y su consejo.

Tanto si en estos momentos estás viviendo una situación dramática, o si simplemente te sientes algo perdido/a como madre/padre, o hay cosas que quisieras mejorar, te invito a que busques el plan de Dios para tu familia.

Que Dios te bendiga.











martes, 15 de septiembre de 2015

Tartaleta de higos

Como os comentaba en el post anterior, después de hacer la mermelada de moras, recibí un agradable regalo inesperado, higos recién recogidos, manzanas y algunos tubérculos más,  propios de  esta temporada maravillosa que está a punto de entrar. Así que me dispuse a hacer más mermelada, esta vez de higos, y experimentar con una nueva receta.

Os paso la receta para hacer mermelada y luego la del "pie".

~Mermelada de higos~ (y de cualquier otra fruta)

Ingredientes:

Fruta de temporada

Misma cantidad del peso de la fruta de azúcar (esto es optativo, hay gente que le echa la mitad o 1/4, va a gustos)

Zumo de 1 limón (para 500 gr. aprox.)

Botes esterilizados (yo los estirilizo sin tapa en el horno 10 min.)
                                           ............................................................................


Se lava la fruta y se pone en una olla o cacerola junto con el azúcar y el zumo de un limón (para 500 gr. + o -)

Se mezclan ambas cosas y se lleva a ebullición durante unos 20 min.  a fuego medio (yo me guío más a ojo cuando veo que la fruta está cocida y bien amalgamada con el azúcar)

Se retira del fuego y se deja reposar unos minutos.

Se tritura todo con la batidora y se echa en los botes hasta los bordes (para que no quede aire) y se cierran.

Se hierven los botes dentro de una olla que los cubra de agua durante  unos 20 min. Os recomiendo que pongáis un paño en el fondo y otros  entre medio de los botes para que no se choquen al hervir.

Sacarlos con cuidado, apretar bien la tapa de nuevo y dejar que se enfríen boca abajo sobre un paño.

¡Ya los puedes guardar en tu despensa! te durarán cerca de un año. Es bueno etiquetar los botes con la fecha.


~Tartaleta de higos~ ("pie americano")


Ingredientes:

Mermelada de frutas (en este caso de higos)

Fruta fresca

Masa brise

1 huevo batido

(cuidado con los higos, son laxantes, así que no comáis muchos de una sola vez)


                                             .........................................................................

Elaboración de la mermelada (receta más arriba)






Estirar bien la masa brise, engrasar el molde y forrarlo. Con un tenedor pinchar la masa.



Rellenar la masa con  la mermelada  mezclada con la fruta fresca.


Cubrir entrelazando tiras de masa brise y pintar por encima con un huevo batido (Yo he necesitado comprar 2 masas pre cocinadas)


Meter al horno precalentado a 175ºC y cocer de 20 a 40 min. según vuestro horno. Vigilar cuando esté dorada la masa.



¡Listo! Tarta y mermelada sobrante preparadas.

Espero haberos inspirado con esta receta, queridas amas de casa. Me encantaría saber qué tal os ha salido a vosotras.

Me sobró masa brise así que hice un rollito relleno de jamón y queso al horno ¡ no hay que desaprovechar nada!

















viernes, 11 de septiembre de 2015

El otoño casi ha llegado

El otoño está a puntito de llegar. Se asoma tímidamente.
Es una de mis estaciones preferidas, de hecho, me gusta celebrarlas todas.
Los días empiezan a acortarse, por las noches apetece una mantita fina, y cuando amanece unos calcetines no sobran.
Quiero inaugurar  este nuevo blog compartiendo algunos de los primeros frutos de esta hermosa estación.  Mi familia y yo salimos a recolectar moras. Ha sido una experiencia tan emocionante que esperamos haber empezado una nueva tradición. Así que  he elaborado mermelada de ricas moras negras y todavía me falta la de higos, un regalo inesperado de alguien especial, no sé si me llegará también para mermelada, pero sí para una rica tarta.



















~Pondréis estas Mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma(...) las enseñaréis a vuestros hijos~ Deut. 11:18,19











Blogging tips