domingo, 7 de mayo de 2017

Guía práctica femenina para vestir tu Fe

Como os prometí, aquí os dejo algunas sugerencias personales basadas en la enseñanza bíblica que compartí en la anterior entrada. Puedes leerlo de nuevo aquí.

Todo lo que he leído hasta ahora acerca del tema "vestimenta de la mujer cristiana" ha sido bastante desalentador. No he encontrado en la red nada equilibrado publicado en español, así que espero que mi aportación personal, basada en mi experiencia, ayude a muchas mujeres cristianas a vestir adecuadamente y con gusto, no solamente en el culto dominical, sino también en su vida cotidiana.

No voy a repetir las razones y los conceptos bíblicos en los que me baso, como os digo, los podéis leer de nuevo en la entrada anterior.

¡Vamos allá!

Vestido o pantalón

¡Amo los vestidos! Creo que es una prenda muy femenina y elegante si sabemos elegir la ideal para cada ocasión.

El domingo yo uso mis mejores vestidos. Suelen ser largos hasta debajo de la rodilla o los tobillos, de esta manera me siento cómoda en todos mis movimientos y sobre todo, no debo preocuparme por estirarme la falda todo el rato hacia abajo mientras estoy sentada escuchando la predicación. Ya sabéis que cuando nos sentamos, nuestros vestidos y faldas se acortan uno o dos palmos, esto hay que tenerlo siempre en cuenta. La solución de taparse las piernas con un pañuelo o chaqueta para no enseñar más de la cuenta, personalmente no me hace sentir bien, así que yo opto siempre por la comodidad.

Mis vestidos suelen ser también acampanados, pues ¡me encanta el estilo cincuentero! pero las faldas lápiz también me apasionan. Te aconsejo que elijas la talla adecuada, pues ir embutidas en ellas no nos deja mucha libertad de movimiento.

En cuanto al pantalón yo no estoy en contra. Perdona si te he decepcionado. El hecho de que yo no use pantalón no significa que  no esté de acuerdo con que las mujeres lo usen, sí,  también en la iglesia. Mi intención no es entrar en un debate teológico. Creo que eligiendo el adecuado, un pantalón puede ser muy femenino tanto en su confección como en la manera de llevarlo, pero ¿cómo debería ser el pantalón si quiero llevarlo en la iglesia? 

Creo que el pantalón ideal para una mujer es aquel que sea cómodo, que no apriete y no llame demasiado la atención en nuestro andar. Déjame explicarte esto.

 Yiye Ávila, el conocido predicador, decía que nunca una mujer podrá llevar un pantalón de la misma manera que un hombre, debido a que la forma de andar de una mujer es muy diferente a la del varón. La mujer tiene una gracia sin igual, ¡Nuestra manera de caminar es maravillosa!  Puedes adornar tu forma de caminar con la prenda ideal, o puedes arruinarla con una prenda incorrecta. ¿A qué me refiero? Chicas, nuestra parte trasera llama la atención por sí sola, es así, no lo vamos a negar. Es un atributo maravilloso, pero depende de ti si quieres que sea el foco de todas las miradas o no. El mundo así lo desea, pero de nuevo me remito al pudor y a la modestia de la mujer cristiana. Yo les digo a las jovencitas que si pueden,  pidan a alguna amiga que las  grabe por detrás caminando con sus jeans ajustados o leggins  cuando caminen por la calle y luego me cuenten. ¡El resultado es muy divertido!

Si eres joven (o no tanto) y quieres usar jeans o pantalones en la iglesia (o fuera de ella), te recomiendo que uses una camisa, chaqueta o jersey algo largo hasta la mitad de tus caderas. Las personas de las bancas de atrás lo agradecerán.

Mi predilección por las faldas y vestidos es tal, que simplemente prefiero invertir en un vestido bonito que en un pantalón.

Tops

La parte de arriba debe seguir los mismos principios que la de abajo. El objetivo es el recato, no queremos llamar la atención ni que las miradas se desvíen. Una camiseta, camisa o top debería ser en primer lugar cómoda, que nos de libertad de movimiento, en segundo lugar debería ser opaca, sí, no transparente, el motivo es obvio ¿no? En tercer lugar, nuestro bra o sujetador no debería verse, ni siquiera las tiras, la ropa interior por algo se llama "interior", y en cuarto lugar, el escote debe taparnos el escote, así de fácil.

El peinado

Sea que  tengas el cabello largo o corto, lo bonito es que sea femenino. Hubo un tiempo en que yo lo llevé muy corto y más de una vez me confundieron con un chico, no me gustó nada. No se trata tanto de la longitud, sino del estilo del corte.

La regla general debiera ser igual a la del vestir, no llamar la atención con un peinado demasiado ostentoso.

¿Y qué del tinte? Pues yo tampoco tengo ningún problema de conciencia con este tema, las canas hoy en día son símbolo de vejez y dejadez, y no tendría por qué ser así, es una pena, porque a mi me parecen muy bonitas. Las mechas que se ponen algunas mujeres para aportar más luz a su cabello me parece una opción interesante. A mi personalmente, el color del cabello natural me parece más bonito, por alguna razón, las morenas quieren teñirse el pelo más claro y las rubias más oscuro.

Maquillaje

Que la mujer se maquille no es ninguna novedad, pues llevamos miles de años haciéndolo, sentirnos guapas y bellas forma parte de nuestra naturaleza femenina, pero yo creo que muchas veces no lo necesitamos.

También aquí se aplicaría el mismo principio bíblico para el vestido o el peinado. Como mujeres piadosas, no queremos llamar la atención, la sencillez, la prudencia y el buen gusto deben ser nuestros mejores amigos. Entonces...¿cómo debería maquillarse una mujer cristiana?

Yo siempre digo que lo justo y necesario.

Ahora que me hago mayor, veo lo bonitas que están las jovencitas sin maquillar, con esa frescura natural en la piel...pero ellas no parecen darse cuenta de ello e insisten en echarse capas y capas de maquillaje sobre su hermosa piel. También es cierto que la oferta comercial y la publicidad juegan un papel muy importante en este tema.

Los domingos, yo suelo usar solamente un corrector de ojeras, máscara de pestañas, sombras de ojos "nude" o de tonos tierra, un poco de colorete y labial o brillo hidratante con un poco de color. A veces me gusta subir el tono del pintalabios, pero la verdad es que cada vez lo uso menos, quizá para una ocasión especial.

Hace muy poco me he propuesto el reto de no maquillarme entre semana, estoy poniendo más ahínco en el cuidado de mi piel y ya me voy acostumbrando a ver mi "yo real" con sus imperfecciones  ¡y cada vez me encanto más!¡La verdad es que la comodidad de poder frotarme un ojo si me pica es una delicia!

Admiro desde hace tiempo a esas mujeres que no necesitan maquillarse ni teñirse para  sentirse bellas, mujeres cuya personalidad o estilo de vida es tan atractivo que el maquillaje simplemente no tiene la más mínima importancia.


Accesorios

En la entrada anterior os hablé algo sobre las joyas, así que tampoco lo voy a repetir aquí. Soy de la idea de que los complementos (bolsos, pañuelos, relojes, pulseras, etc.) deben ser siempre sencillos y con alguna utilidad. No queremos parecer árboles de Navidad.



Resumiendo, nuestra manera de vestir en el culto dominical (y fuera) debería ser cómodo, darnos libertad para movernos, agacharnos, sentarnos, ponernos de puntillas para alcanzar cualquier objeto, etc. También debe ser discreto, en el sentido de disimular nuestros maravillosos atributos femeninos que tan loco vuelven al mundo, solamente hay que verlo en la publicidad, y nosotras no queremos que nadie se vuelva loco, ¡no, por favor!

Es simplemente cuestión de equilibrio, proporción y buen gusto.

Bueno chicas, estas son algunas sugerencias muy básicas que espero que os sirvan de cierta utilidad. Os dejo aquí abajo algunas cuentas de Instagram  de mujeres cristianas a las que sigo y en las que me inspiro.

Courtney Toliver

Skirt Society

Skirted fancy

Dainty Jewell´s


Quiero dedicar mi próxima y última entrada sobre el tema de la moda cristiana a las más jóvenes. Os adelanto el título:

¿Es posible conciliar la moda actual y la fe? 




















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips