Amas de casa Old School

Mi madre es el principal ejemplo de ama de casa tradicional que conozco. He vivido muchos años junto a ella. La he observado muchos días seguidos. Se levantaba antes que ninguno. Leía su Biblia antes de empezar con su actividad diaria. Para mí, sin duda, es la mujer virtuosa de la que habla Proverbios 31.

Durante mucho tiempo quise no ser como ella, una "esclava de su familia". Cuando uno es adolescente sueña con comerse el mundo y experimentar mil y una cosas nuevas, pero cuando tienes un hogar propio te das cuenta que lo que da la verdadera felicidad no es ni el dinero ni llegar a tener éxito en un trabajo que te absorbe. Mi verdadera felicidad está en cuidar de mi familia y ahora disfruto realmente de ello.

Me da mucha pena cuando miro a mi alrededor y no encuentro verdaderas amas de casa, solamente mujeres apuradas e insatisfechas con todas las tareas que tienen la obligación de atender además de sus trabajos seculares. Le echan la culpa y sueltan su rabia sobre sus maridos y sus hijos. Se les "cae la casa encima". Veo también  que sus hijas aprenden de ellas, de lo que ven, hijas a las que no se les exige aprender a cocinar, a coser o ni siquiera a tener ordenados sus cuartos.

Las verdaderas amas de casa están en peligro de extinción, esas amas de casa a las que yo llamo "old school" o de la vieja escuela, como nuestras madres o abuelas. Es mi deseo que no desaparezcan, y que las pocas que quedamos enseñemos a otras a edificar sus hogares y a ser felices.

¿Te apuntas?


~Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas~ Prov.31:10





1 comentario:

Blogging tips